Abscesos de la Pezuña


Enfermedades Músculo-esqueléticas

Esta condición se presenta en animales provenientes de la pradera, en los cuales las paredes de la pezuña son más débiles y al llegar a un corral con pisos abrasivos y duros son más susceptibles de lesionarse, lo que permite la entrada de bacterias comunes del suelo que provocan estos abscesos.

Los abscesos formados en la pezuña son más difíciles de tratar, incluso a veces es necesario realizar la amputación del dedo afectado, lo que en el corral de engorda es poco rentable.

Esta condición es a menudo diagnosticada como gabarro, por lo que el tratamiento frecuentemente no tiene éxito. La diferencia básica entre estas enfermedades es la presencia de necrosis y olor fétido entre el espacio interdigital en el caso de gabarro.

Para diagnosticar abscesos en la pezuña es necesaria la utilización de pinzas para presionar e identificar la zona de dolor, lo cual se manifiesta cuando el animal intenta retirar el miembro al momento de sentir la presión de las pinzas.

Para un tratamiento efectivo de los abscesos de la pezuña es necesario realizar cortes correctivos de la misma, lo que a menudo permite la salida del material purulento y también permite que se alivie la presión y el dolor del miembro. Después del corte se recomienda la administración de antibióticos de manera similar al tratamiento indicado para el gabarro. Nótese aquí la importancia de realizar el corte de pezuñas.

  • Inicio
  • Salud
  • Tips del Corral
  • Distribuidores
  • Contacto